viernes, 30 de noviembre de 2012

Un beso tiene 5 fases



La complejidad de un beso.

Hace tiempo, un reconocido escritor me "motivo-retó" lanzándome la propuesta de que describiera un beso, en más de tres líneas. No supe si sería capaz de hacerlo, hasta que encendí cuatro velas, apagué la luz de la habitación, planté una hoja delante de mí, alcancé un lápiz, y empecé a escribir las primeras tres frases, a partir de las cuales todo lo demás, fue fluyendo gracias a la tenue luz que ambientaba mi imaginación. 

A él, le gustó.
Así que, esperando lo mismo, ojalá lo disfrutéis. Allá va:



Cuántas veces ese momento ha significado el inicio de todo o, en cambio, el fin de tantas cosas. Cuántos recuerdos conservas aún con estos instantes en tu memoria. Cuántas veces ha aparecido en tus sueños, tomando protagonismo en tu inconsciencia, y cuántos suspiros te ha provocado. Ese instante, ese momento de interacción consta, ni más ni menos, de cinco fases. Verás:

1      Todo empieza cuando te das cuenta de que quisieras besarle. No importa que dudes: y es que, como mínimo, ya te lo has planteado. Así que, el beso, como casi todo, nace en nuestra cabeza. El impulso de nuestros instintos motivados por nuestras hormonas, y sumados a la imaginación potencial de cada uno, intensifican o apaciguan el deseo.

2     Si éste persiste, la siguiente fase se concentra entre los terribles intervalos “nubosos” de “lloverá o no lloverá”, es decir, “le beso o no le beso”. Ahí es cuando pierdes por completo el hilo de la conversación y la continúas casi por inercia, focalizando casi toda tu atención en sus labios. 

No sabes, aún, hasta qué punto estarías dispuesto a arriesgar “todo aquello que te impide besarle” por un solo roce. Es el momento en el que, de vez en cuando, tu mirada juega partida en dos direcciones: la primera, su boca. La segunda, sus ojos. Necesitas ir coincidiendo con los suyos para percatarte si también tus labios roban parte de su campo visual. Y es que, como alguien bien dijo: "El primer beso no se da con la boca, sino con los ojos". Necesitas saber si, aunque sólo sea por un segundo, ella también te los ha mirado y ha pensado en besarte. 


3    Y, cuando así es, te atreves.

Cierras los ojos y te abandonas a ese ansiado contacto que, hasta entonces, se había convertido en obsesión. Lo haces, sobre todo, por supervivencia. Porque aún sin saber si ganas o pierdes, si el beso es adecuado o no, necesitas pasar por ello para que tu cabeza pueda pensar en algo más que no sea en ese momento.

4    Entonces, pueden suceder dos cosas y, si somos optimistas y has sido un poco inteligente al percibir sus señales, el momento será correspondido. Y aquí será cuando, cada uno, personalice su modo de volverlo especial, con sus particularidades, costumbres, manías y trucos. En este momento, cualquier movimiento marca la diferencia. 

Ahí es cuando descubre si desearías que se quedara en tu boca para siempre trabajando o si lo despides antes siquiera de terminar su período de prueba. Ahí es cuando te das cuenta de si mintió en su CV o, si por el contrario, le juzgaste y por poco pierdes a un empleado cualificado potencial.

Esa es la prueba de nivel en los exámenes de inglés, la primera práctica de conducción o los psicotécnicos del cuerpo de policía. Un momento en el que te presentas en potencia, donde se empiezan a descubrir, ya a la práctica, por dónde emergen los puntos fuertes y en qué rincón intentan esconderse los débiles. 

Es decir: es cuando descubres si la química entre vosotros, existe o no. 

Si existe, este momento será de los principales en la historia que acontecerá. Sin embargo, no hay que olvidar que este momento simboliza, solamente, una puerta sin cerrojo, una puerta que te permite entrar en una habitación en la que, aún, no sabes qué te esperará.

5    No obstante, el futuro de esa habitación empezará a decidirse oficialmente a partir de la última fase del beso. Es en ese instante cuando las dos energías físicas que han provocado tal bomba hormonal, deciden separarse y mirarse a los ojos, los cuales expresarán estados emocionales que pueden encontrarse en la misma frecuencia, o no. Es entonces cuando se descubre la complicidad, o el arrepentimiento.

Y, entonces, y partiendo de la complicidad de un momento tan especial, se empieza un diálogo físico y emocional mediante comunicación no verbal en el que se empiezan a decidir los tamaños y la importancia del espacio descubierto.

Una puerta abierta por un beso. 

Una habitación donde, las paredes, se pintan de posibilidades.


Si te ha gustado (o no), quieres comentarlo y hacerme llegar tu opinión puedes:
- Comentarlo aquí
- Comentarlo en Twitter   #lasubastademivida



Noemí Carnicero Sans.

martes, 27 de noviembre de 2012

Curiosity DOESN'T kill



"La curiosidad mató al gato".


Cuántas veces habremos escuchado esta expresión y cuántas otras me habré cuestionado el por qué de ésta.

La curiosidad, sumada a la prudencia, es el motor de nuestro avance como sociedad y, reduciendo la muestra, de nuestros progresos personales. La curiosidad marca la diferencia entre unos y otros: nace como instinto, viaja en la motivación y concluye en la satisfacción de un aprendizaje. Ella es la protagonista de la sociedad de la información donde, las tecnologías, nos permiten satisfacer ese deseo de conocimiento inmediato.

La curiosidad, en su justa medida, beneficia al que la tiene.

Por lo tanto, me pregunto hasta qué punto decidió, el gato, que el riesgo se sumase a su curiosidad para que, ésta, le acabara matando.

Me introduzco de este modo para anticipar una entrada en el blog en forma de agradecimiento por adelantado para aquellas personas que, mañana, encuentren el texto de “la subasta de mi vida” en el metro y, en primer lugar, tengan ese "instinto" de averiguar de qué va ese papel. En segundo lugar, para quien dedique unos minutos a leérselo y, en tercer lugar, para quien llegue hasta estas líneas puesto que, como mínimo, ya serás más curioso que la mayoría y, yo, siempre lo he considerado una importante ventaja.

Sin ningún tipo de pretensión oculta en forma de estrategia, sin ningún objetivo de difusión de propaganda o publicidad, sin ningún tipo de fin económico, mañana repartiré 1000 copias del texto por diferentes líneas y diferentes metros.

Persigo reacciones en forma de emoción. Persigo sonrisas, reflexiones, identificación, empatía. Persigo provocar una pequeña alegría en la rutina que envuelve la cotidianidad de un día como cualquier otro.

Había mejores textos, los había más oportunos para un tipo de público más amplio, puesto que reconozco que es probable que el público femenino sea el que más se identifique con este tipo de lectura. No obstante, este texto es, para mí, un amuleto.

Lo escribí un año atrás, envuelta en una de las experiencias más bonitas de mi vida y empapada de la cultura italiana que me ofreció la oportunidad de conocer un Erasmus de seis meses en Florencia. Así que este texto es causa y consecuencia de felicidad, y aún hoy, me atrevo a exprimir un poquito más esa suerte que, intuyo, aún le queda.

Espero movimiento en cuando a respuestas y me preparo para opiniones de todo tipo. Además, me expongo a los riesgos que pueda acarrear este tipo de difusión.

Es por eso por lo que, a mí, también me caracteriza la curiosidad. Mi pequeña necesidad personal convertida en un pequeño experimento social.

El soporte para colgar mis textos será este blog, al cual anuncio como principal protagonista.

Te doy la bienvenida, por lo tanto, ya que tu curiosidad te ha traído hasta aquí, deseando que el primer texto te haya dibujado una sonrisa, e invitándote a que dejes comentarios en este blog o –para los más modernos- en Twitter (#lasubastademivida).

PD:  Existen muchas versiones acerca del orígen de la expresión "la curiosidad mató al gato". Yo, ante tal confuso orígen, he decidido modificar la expresión y que ésta, tenga la oportunidad de partir de 0, desde aquí:

"Porque la curiosidad, no siempre mata al gato. A veces, le dibuja una sonrisa." 

Noemí Carnicero Sans.



domingo, 25 de noviembre de 2012

Km 0.


La subasta de mi vida.


Hoy me apetece subastar lo que siento. Y no para deshacerme de ello, sino para venderlo al mejor postor. Hoy decido que lo viejo, todo lo que he sentido hasta ahora, lo reúno en esta habitación. Todo aquello que he vivido, todo aquello que he pensado, todo aquello que he sentido no es más que lo que soy. Por lo tanto, reciclemos lo viejo, que no por antiguo inútil, y transformémoslo juntos en un nuevo proyecto de vida.

Para ser el mejor postor, te invito a que comiences a conocer el motivo de esta subasta. Por ello, hoy pongo a tu disposición unos cuantos artículos en venta, que no por extraños, son menos interesantes. Aun así, existen algunas condiciones, te explico;

Vendo todas las lágrimas que he llorado por todas las sonrisas que me puedas provocar. Así, serás también capaz de entender el punto de inflexión existente entre el momento en el que escuches el sonido de un lamento o, en cambio, el de una carcajada. Vendo los insultos que he escuchado por palabras que me enciendan el alma. Vendo todo lo que he callado por espacios comunes de reflexión contigo. Vendo las promesas por hechos, por intentos, por esfuerzos. Vendo los celos por confianza, y la frustración por esperanza. Te vendo todo el aburrimiento sentido por toda la curiosidad que puedas transmitirme, y todo el desconocimiento por todo aquello que puedas enseñarme. Vendo mis pesadillas por nuevos sueños, y cualquier "no te arriesgues" por un solo "inténtalo". Vendo todo el pesimismo de mi alrededor por tus futuras dosis de realidad dulcificada y, sobre todo, vendo todo el conformismo por muchas dosis de iniciativa.

Es más, especificaré y te diré que ya no tan solo vendo, sino que también cambio. Te propongo cambiar todas las monedas de 1€ por 100 céntimos por cada una, sorprendernos juntos por el valor de las pequeñas cosas e ilusionarnos al descubrir cuán grandes e importantes pueden volverse. Te propongo no usar la baraja entera con cada juego, sino jugarnos poco a poco todas las cartas, dosificando la emoción y la intención. Te propongo que me enseñes a hablar de "nosotros", a soñar en plural con cada plan, a pensar en 2 en lugar de en 1.

Te invito a que aprendas el significado de las palabras más importantes y las que más vas a necesitar para apostar en esta subasta. Te doy una pista: una de ellas es el respeto. Te invito a escribir esta historia en común. Por este motivo, vendo mis monólogos por nuestros futuros diálogos, y mi butaca del comedor por un lado del sofá. A decir verdad, vendo también todos aquellos postores que te acompañan como rivales en esta habitación si pretenden comprar cualquiera de estas cosas con el bolsillo lleno. Vendo todo su dinero por un corazón sin carencias.

En realidad, ya no incluso vendo, sino que regalo. Te regalo todo aquello que ofrezco si vienes desnudo de miedos, sin bolsillos rebosantes de mentiras, sin los ojos que observan a través de los cristales de las segundas intenciones, sin auriculares que enciendan su música cada vez que escuchen algo que no quieran oír.

Para ser el mejor postor, amigo, acércate con los brazos abiertos y los pies descalzos. No te preocupes por las heridas, ni las que tienes ni las que tendrás. Antes de que empezara la subasta ya preparé en una habitación todo aquello necesario para primeros auxilios, y te aseguro que en el botiquín nos sobran las tiritas. Además, no te preocupes por las heridas, porque a base de buenas curas, incluso las peores, cicatrizan.

Noemí Carnicero Sans

sábado, 24 de noviembre de 2012

¡WELCOME!


Por fin.


Por fin tengo un espacio donde poder dar rienda suelta a mis pensamientos de forma organizada e, incluso, entretenida. Donde poder generar contenidos a partir de curiosidades que surjan, donde poder publicar artículos relacionados con temas que nos interesen.

Inauguro este blog con la intención de crear un espacio dinámico e interesante, donde no sólo publicar mis textos, sino donde compartir información que pueda interesar a quienes lleguen hasta aquí.

En este espacio, encontraréis 3 tipos de publicaciones:

1) Mis textos

2) Artículos relacionados con Psicología

3) Entrevistas

Pretendo que sea un blog dinámico y con participación. Por lo tanto, lo inauguro con la idea de que podáis tomar parte de la responsabilidad del contenido que, posteriormente, leáis. 

Conociendo el tipo de estilo que caracteriza mis textos, podéis proponer temas sobre los cuales os gustaría leer. 

Los artículos sobre Psicología se basarán, sobre todo, en inquietudes y consultas que me hayáis realizado. Estas consultas podéis enviarlas, si queréis, de forma anónima. Partiré de una pregunta vuestra o de un caso real para, a partir de mis conocimientos y mediante la investigación que llevaría a cabo, escribir un artículo donde, además de responder a la pregunta, pueda ampliar información y proporcionar más datos de vuestro interés.

En cuanto a las entrevistas, podéis sugerir ámbitos profesionales  o algún tema que os genere curiosidad para que busque a una persona entendida en el tema a la que realizar las preguntas pertinentes.

Es posible que entre mis textos y los artículos de Psicología haya similitudes. Para los textos o para los artículos pueden proponerse los mismos temas. Sin embargo, la forma de abordarlos y de escribirlos será distinta. Una será más subjetiva y emocional y, la otra, será más técnica, con datos e información.

Podéis enviar vuestras sugerencias y comentarios a ncarnisa@gmail.com especificando a qué tipo de publicación hace referencia o, también, comentando en este post.

Este blog nació a partir de una iniciativa de difusión que tuve en la que repartí el texto de "la subasta de mi vida" en el metro de Barcelona. Por ello, en la siguiente entrada (KM 0) encontraréis el texto que fue el punto de partida de esta idea y, en el siguiente, un texto relacionado con la curiosidad y enlazado a la difusión que llevé a cabo.

¡Espero que, LA SUBASTA DE MI VIDA, tenga muchas cosas que aportaros y que el viaje por este rincón tan especial os resulte tan agradable como me resulta a mí la implicación en él!


#Lasubastademivida ha sido repartida por Barcelona y por León. Uno de sus últimos éxitos fue cuando la redacción de LA VANGUARDIA DIGITAL decidió incorporar este blog en su sección PARTICIPACIÓN "TENGO UN BLOG". Ahí os dejo el enlace :) 

http://www.lavanguardia.com/participacion/tengo-un-blog/20121217/54357959791/blog-la-subasta-de-mi-vida.html



Noemí Carnicero Sans.