lunes, 17 de diciembre de 2012

Q NO TE MALTRATEN




= NO TE MALTRATES



Anticipo que te equivocas. En qué, te preguntarás. 
Pues verás:


Te equivocas en pensar que se cataloga como maltrato sólo aquel bofetón en tu cara cuando, en realidad, el dolor de un insulto o el de la traición en forma de infidelidad puede escocer del mismo modo que la palma de una mano marcada en tu mejilla. Te equivocas si, ingenuamente, crees que eres libre tras tomar decisiones que implican el perdón al pisotón hacia tu persona. Te equivocas, y mucho.


Y es que tu libertad como persona la perdiste en el momento en el que permitiste que te manipularan. En el momento en el que te convencieron de que no existe nada mejor, en el momento en el que dejaste que te infundieran un miedo que te paralizara ante la oportunidad de escapar de esta situación y buscar algo mejor. Te manipulan, por lo tanto, cuando se adueñan de ti y manejan todas tus emociones a cual títere.  Porque quizás estás libre para decidir pero, ¿has pensado quién ha colocado esas opciones en tu cabeza? ¿Has pensado que, quizás, el manipulador de tu vida haya sido el filtro de tu libertad?


Eres la persona a la que pretendo dirigirme con este texto si, alguna vez en tu vida, has permitido que tu pareja condicionara tus decisiones, actuando en contra de tu voluntad y motivaciones iniciales. Cuando, tras un “vete a la mierda”, un “no te maquilles así”, un “elimina a estas personas de Facebook” has decidido ceder. Cuando has acatado las normas de un tirano que, en forma de potencial maltratador, no es más que una persona insegura, acomplejada que esconde sus carencias y las transforma en una manipulación. 

Esta persona, consigue su objetivo cuando tras un peligroso episodio que empieza por una leve falta de respeto tú, que deberías ser la persona más valorada y admirada de su mundo, no le pones punto y final a la historia. Consigue su objetivo, por lo tanto, cuando los límites los vas pintando, según la frecuencia en la que los traspasa, cada vez más hacia la derecha, convirtiendo lo patológico en normal. Así es como te acostumbras y te conformas con situaciones enfermizas y relaciones destructivas. Aquí es, pues, cuando empieza tu propia destrucción. Tu personalidad empieza a sufrir los cambios derivados de la desaparición de tu dignidad.


Es cuando tus fortalezas se debilitan, y cuando tus debilidades se acercan al trastorno psicológico. Sí, es ese momento en el que has DECIDIDO perder el control de tu vida, y con ello el rumbo. Es cuando tu reflejo en los espejos, no es más que una imagen borrosa de ti misma. La misma imagen que ven los demás de ti, exacto, porque dejaron de reconocerte en el mismo momento en el que tú lo hiciste. 


Y sí, antes he usado la palabra DECIDIDO, porque no es justo ni sano que las consecuencias de lo que estás viviendo las achaques a algo así como la mala suerte y la desgracia que te ha tocado vivir. ¡Ya está bien la broma! Hasta cierto punto es mala suerte. El resto, es enterita tu responsabilidad.


¿Te niegas a deshacerte de esa persona? ¿Te conformas con que te quieran así? Entonces, debo decirte que suceden dos cosas: o alguien se llevó el amor que sentías por ti misma (él) o ya entraste en esta relación queriéndote muy poco. Supongo, entonces, que quisieras reconstruir tu autoestima (si no es así, y llegas a tales niveles de masoquismo, deja de leer este texto porque, en ti, no tengo nada que hacer). 


¿Cómo empezar? 


Deshazte de esa persona que, teóricamente te quiere. Y es que, recuerda que también “te quiere” cuando te insulta, cuando te levanta la voz, cuando te prohíbe salir con tus amigas, cuando te prohíbe hablar con ciertas personas, cuando te ha sido infiel, o hasta cuando se le ha soltado la mano. Sí, sí: Deshazte. ¿Te parece muy dura esa palabra? 


Mientras le perdones y, con cada nueva oportunidad que le vas dando, tú vas perdiendo fuerza, credibilidad: empequeñeces. En cambio, él alimenta su monstruo manipulador, rebosante de victoria. No intentes entender por qué lo hace, no justifiques la paliza que te dio a ti por su infancia, familia o todaslasdesgraciasdelmundo por las que haya pasado. Para soltar palizas, están los centros de boxeo, no tú.


Tú, deberías ser para él, un objeto de cristal al que cuidar por miedo a que lo rompieran, un motivo de admiración y, por lo tanto, completamente irreemplazable. La princesita de sus ojos, su mejor amiga, su cura confesor y su mejor aliada.


Hay personas, y no me lo explico, a quienes la naturaleza les hace el mayor regalo del mundo: la vida. Y ésta, por muy nostálgico que seas, es maravillosa. Sólo depende de cómo inviertas tu tiempo en pasar por ella. ¿Quieres ser superviviente de las circunstancias que te has buscado o, por el contrario, te decides a responsabilizarte de la situación y tomar las riendas de ella? ¿Qué no es tan fácil? Ey, es tan difícil como tú te lo pongas. Piensa bien si quieres continuar representando aquel tipo de personas que se ESFUERZA en amargarse la vida, en ser infeliz. Piénsalo bien porque tu salud y felicidad depende completamente de ello.


Ahí afuera hay muy buenas personas (también las hay malísimas, pero para eso estás tú, para usar sentido común y alejarte de ellas) que están dispuestas a quererte por cómo eres, sin cambiarte. A mejorarte como persona y a ofrecerte emociones desconocidas y gratificantes que existen.


El problema es que todas las ventajas de la vida no estarán dispuestas a abrirte sus puertas hasta que tú no decidas entrar por ellas. Entonces, qué:


¿Te animas a ser feliz?


Estoy segurísima de que conoces a alguien que está en esta situación (o parecida) o que ha pasado por ella. Estoy segura de que has sido amig@ de alguien a quien su pareja le estaba amargando la vida. Estoy segurísima de que este texto puede ir en beneficio de alguien y, por último, estoy segura de que sabes de quién. Házselo llegar.



Noemí Carnicero Sans.


5 comentarios:

  1. Impresionant.... Bunica! I el toca bastant.....

    ResponderEliminar
  2. Impresionant.... Bunica! I el toca bastant.....

    ResponderEliminar
  3. Hola, necesito saber si el supermercado alcampo tiene alguan tarjeta del mercado con la que se puedan conseguir ofertas o descuentos en las compras semanales y mensuales? para ello necesitaria el Alcampo telefono Espero que puedan ayudarme, saludos a a todos

    ResponderEliminar