jueves, 14 de agosto de 2014

TE CONCEDO MI CUERPO

No quiero que me concedas este baile.

Quiero que bailes conmigo.

Que saques a bailar mis vergüenzas, que me hagas rodar sobre mí misma y que, con ello, no sólo sea mi centro gravitatorio, sino también tu centro de atención.

Quiero que entrelaces tus dedos con los míos a ritmo de vals, que me sorprendas con una bachata, o que me hagas el amor al compás de un tango.

Quiero que bailes sobre mi cuerpo rozándolo en vertical, que no me pidas perdón ni permiso, y que conviertas tus preguntas en tajantes imperativos susurrados, lento y bajito, a pocos centímetros de mi oído.

Porque hoy quiero depender de tu rapidez, de tu lentitud, de tus tropiezos o de tus torpes movimientos.

Hoy te concedo mi cuerpo a cambio de que el baile, me lo concedas tú.

Así que no te limites a mirarme. Acércate a mí, agárrame la mano, acerca mi cuerpo al tuyo y llévate parte de mi suspiro en tu próxima respiración. Arranca mis ganas con tus labios, pasea tu aliento por mi cuello y deja el rastro de algún beso por alguna esquina de mi piel.

Y, por último, coge aire.

Que la canción, tan sólo acaba de empezar.


Noemí Carnicero Sans.