lunes, 27 de junio de 2016

LA ECUACIÓN

Por favor, no la pierdas. 

No pierdas esa magia que te permite sorprender sin trucos. Mantén esa curiosidad que te lleva a tocar con la yema de tus dedos esas sensaciones que consiguen conectarte con la esencia de la vida. Esos momentos en los que te dices, apenas sin esperarlos, sin perseguirlos y casi sin darte cuenta… 

“Coño, qué guay es la vida”. 

No pierdas ese brillo en los ojos que viene de la mano de cada sonrisa sincera, de cada caricia sin miedos, de cada “te quiero” sin penas. De cada persona que se cruza en tu vida con intención de entregarse a ti al 200% porque sabe que no mereces menos de lo que das. 

No pierdas esas ganas de ser tú con cada otro que conozcas, que la diversidad pueda complementarse y que consigas momentos cómplices con quien poco tienes que ver pero aún mucho que compartir o con quien compartes menos de lo que te gustaría poder ver. 

Sé sincero.
Sé corazón pero nunca coraza. 
Nunca con quien tenga más sueños que vida para compartirla contigo. 

Y quiere. No solo a esas personas, sino a esos momentos. Porque será en ellos donde encuentres aquella parte de ti que echabas de menos. Aquella capaz de improvisar tanto como tus labios cuando esbozas una sonrisa antes de convertirla en carcajada. 

Sé vida en cada mirada que cruces y, que en ella, quien te importe pueda escuchar tus silencios. Porque en ellos será donde digas lo que callas y donde, por empatía y curiosidad, otro trate de descifrar la ecuación donde la X siempre eres tú. 

Porque solo para quien realmente supongas un problema, te dejará de resolver. 
El resto, buscará en ti la solución.    



Noemí Carnicero Sans



Autor foto: Emma Lavelle ; Fuente: http://peone.tumblr.com/post/118698639407